Obstetricia

Gabriel Barbosa MD

La Obstetricia es la rama de la medicina que se ocupa del embarazo, parto y puerperio, comprendiendo también los aspectos psicológicos y sociales de la maternidad.

Control Prenatal – Embarazo

Una de las etapas más bellas que reviste gran importancia en la vida de una mujer la constituye el embarazo.

Los cambios que se generan a partir de la concepción de una nueva vida, requieren de una vigilancia periódica para la detección óptima de aquellos eventos o circunstancias que pudieran complicar su desarrollo en la futura madre.

Paralelamente, debe vigilarse el desarrollo y crecimiento del feto desde su etapa embrionaria hasta el final de su desarrollo en el nacimiento.

El CONTROL PRENATAL, a través de la visita periódica con el ginecólogo mes a mes, permite vigilar dicho desarrollo en las siguientes fases:

1.- Conociendo al paciente

Se realiza una historia clínica completa así como exploración física estableciendo factores de riesgo al embarazo, peso inicial, antecedente de embarazos previos, etc.

2.- Solicitud de exámenes de Laboratorio

Es importante vigilar los cambios bioquímicos que ocurren en una mujer embarazada por lo que se solicitan los exámenes básicos prenatales al inicio del embarazo que incluyen: biometría hemática, química sanguínea, examen general de orina, VDRL, etc. Posteriormente se solicita un control en la semana 20 de gestación y finalmente en la semana 36 a 37.

Sin embargo, hay que considerar que ante cualquier complicación como diabetes gestacional, hipertensión en el embarazo, etc., podrían requerirse exámenes adicionales de acuerdo a la evolución de la paciente.

3.- Ultrasonido obstétrico

Inicialmente es importante establecer el diagnóstico de certeza del embarazo; así, por ultrasonido debe observarse la presencia de un embrión vivo con movimiento y latido fetal presente desde la primera consulta en las primeras semanas de embarazo. Con este ultrasonido temprano se descartan complicaciones que pueden ocurrir al inicio de un embarazo, tales como: embarazo ectópico (embarazo fuera de la matriz) o bien embarazo anembrionicos (embarazos con prueba positiva de hormona de embarazo pero sin desarrollo del embrión).

Mes a mes se realiza un nuevo ultrasonido obstétrico para establecer una curva de crecimiento fetal y detectar el momento oportuno en que un feto deja de crecer.

4.- Consideración de estudios especiales

Hoy en día y gracias a los avances en medicina y diagnóstico prenatal (es decir, antes del nacimiento del bebé), se pueden realizar determinados estudios especiales para detectar alteraciones estructurales (malformaciones en el producto) o bien alteraciones en la información genética (como Síndrome de Down, por ejemplo). Dichos estudios incluyen:

  • Determinación de translucencia nucal en la semana 11 – 12 de gestación
  • Ecografía de detalle en el segundo trimestre de gestación
  • Estudio Doppler de arterias uterinas
  • Determinación en sangre de la madre de diferentes sustancias denominada como Triple o cuádruple marcador fetal.

Cada uno de estos estudios tiene indicaciones especificas y deben se realizados oportunamente en las semana indicada; si no es así, se pierde su validez.

De esta manera, el control prenatal permite vigilar el desarrollo de la madre y del feto durante 40 semanas. En la semana 38 de gestación, basados en el desarrollo del control prenatal y las condiciones y estado de salud de la mamá, se decidirá la vía parto: vaginal o cesárea.

Cuento con una lista de hospitales y clínicas posibles para la atención del parto o cesárea.