Ginecología pediátrica y adolescente

Gabriel Barbosa MD

La ginecología pediátrica y de la adolescencia es una subespecialidad de la ginecología general, que se encarga del diagnostico, manejo, la prevención y el tratamiento de infecciones, malformaciones, problemas del desarrollo y enfermedades ginecológicas de las niñas y adolescentes. La idea es hacer un diagnóstico oportuno, para prevenir problemas posteriores en la mujer y preservar su salud sexual y reproductiva.

Desde que la niña nace y hasta el final de su adolescencia, es decir a partir de los 0 y hasta los 19 años, se debe consultar al especialista en ginecología pediátrica y adolescente. Como prevención, al menos una consulta al nacimiento, otra antes de su primera menstruación, otra después de su primera menstruación y de ahí en adelante mínimo cada año o más frecuentemente si padece de alguna enfermedad.

La atención de la paciente incluye técnicas adecuadas de anamnesis, examen físico y procedimientos diagnósticos, especialmente adaptados a cada edad y etapa de desarrollo de la niña y la adolescente, para no causar dolor ni traumas.

Adolescente y sexualidad
Cada día más adolescentes inician su vida sexual a temprana edad, razón por la cual resulta aconsejable tomar las medidas preventivas y visitar cuanto antes al ginecólogo. El ginecólogo le brindará toda la información que necesita sobre su salud ginecológica, los factores de riesgo y la manera de prevenir enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados y enfermedades como el cáncer de cuello uterino.

VPH
Como parte de la prevención de enfermedades en la mujer, debe considerarse la aplicación de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) para prevenir el cáncer de cuello uterino. La vacuna combate la enfermedad y crea resistencia. La vacuna tiene alrededor de 95 a 100% de efectividad contra el VPH tipo 6, 11, 16 y 18.

En la consulta, el Dr. Barbosa analiza su caso y puede programar una cita para aplica la vacuna.

Motivos de consulta de la niña y la adolescente

  • Genitales ambiguos en el recién nacido.
  • Problemas vulvovaginales.
  • Pubertad precoz.
  • Pubertad tardía e irregularidades menstruales.
  • Anormalidades endocrinas (hormonales).
  • Dismenorrea, dolor pélvico y síndrome premenstrual.
  • Enfermedades de transmisión sexual.
  • VPH o papiloma
  • Anticoncepción
  • Embarazo en la adolescencia
  • Abuso sexual
  • Tumores
  • Alteraciones del desarrollo puberal
  • Disgenesia gonadal
  • Alteraciones del ciclo menstrual
  • Hiperandrogenismo
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Acné juvenil
  • Trastornos de la conducta alimentaria
  • Malformaciones congénitas del aparato genital femenino (atresia vaginal, ausencia
    de útero, útero doble, tabiques vaginales, imperforación himeneal, etc)
  • Alteraciones del desarrollo del seno