Archivo

El tercer sexo sale del closet

Para este interesante artículo del periódico El Tiempo fui asesor:

 

Hoy, las personas intersexuales, antes llamadas hermafroditas, empiezan a conquistar derechos.

A los 13 años, Nelson Alexis Márquez comenzó a menstruar. La primera vez fue en un aula del colegio de Garagoa (Boyacá), donde cursaba sexto grado. De repente –recuerda–, sintió su pantalón húmedo. “Te está sangrando la cola”, le susurró una compañera que estaba sentada detrás. Entre asustado y avergonzado, se puso el saco en la cintura para tapar la mancha, se levantó del pupitre y corrió al baño. Al de chicas, por primera vez en su vida.

Hacía ya algunos meses que su cuerpo venía dando señales extrañas. Todo comenzó con una picazón en el pecho, que fue derivando en dos protuberancias. Su cintura se estrechaba y sus caderas se anchaban, tanto que el uniforme no le quedaba igual que al resto de sus compañeros. Pero lo más molesto era aquel dolor bajito en el vientre y las hemorragias esporádicas. Al principio su mamá lo tranquilizaba diciéndole que podría ser un problema del colon, que cuidara la alimentación. Pero el episodio comenzó a repetirse mes tras mes. (Vea la infografía: Intersexualidad en la historia y el arte)

La sexta vez que ocurrió lo llevaron a un médico en Bogotá. Y entonces llegó el diagnóstico que su madre había temido durante años: “Este niño, al que criaron como un niño, pero que no es del todo un niño, está empezando a cambiar. Y hay que tomar decisiones”. Los exámenes arrojaron que la extraña metamorfosis por la que atravesaba era producto de un coctel de hormonas masculinas y femeninas que se agitaba en su interior.

Nelson Alexis creció con la idea de que era especial, aunque sin saber muy bien por qué. Cuando nació le fue diagnosticado hermafroditismo verdadero, lo que hoy se conoce como intersexualidad gonadal verdadera, un ‘desorden’ o una ‘condición’ –según a quien se le pregunte– que hace que órganos reproductivos de ambos sexos puedan convivir en un mismo cuerpo. Por eso, su anatomía es un desafío para natura: tiene pene, aunque cuatro veces más pequeño de lo que es común, pero también órganos femeninos internos; tiene un útero, cuyo cuello está conectado con el recto, así como un pequeño orificio vaginal. (Vea la infografia: Tipos de intersexualidad)

Aunque la recomendación médica de la época para estos casos era operar, con el fin de ‘asignarle’ un sexo al recién nacido cuanto antes, su madre optó por dejar que la naturaleza siguiera su curso. Siempre lo llamó por su segundo nombre, Alexis, porque le parecía más neutro. Y cuando el pequeño le preguntaba por qué era diferente ella echaba mano de ejemplos cercanos: “¿Has visto que cuando un tomate de árbol se mezcla con una matica de mora nace una fruta diferente? Pues tú eres así, alguien que está entre dos cosas y que más adelante decidirá lo que quiere ser”.

El momento llegó. Y en cuestión de un año, Nelson Alexis cambió de pueblo, de colegio, de uniforme –comenzó a usar jardinera– y hasta de nombre. A los 14, ya era Leidy Tatiana.

Caprichos de natura

En términos biológicos, el sexo de una persona se determina en los primeros meses de gestación, concretamente a partir de la semana 14, cuando los genitales del embrión, hasta ese momento con apariencia femenina, comienzan a diferenciarse por efecto de los cromosomas (XY para ellos y XX para ellas). A partir de ese momento, las gónadas, es decir los órganos encargados de producir las células sexuales y las hormonas, se convierten en ovarios o testículos, y posteriormente se forman los genitales. Por eso, los médicos hablan de tres niveles para la conformación del sexo: el cromosómico, el gonadal y el genital.

Pero a veces, bien por trastornos en el embarazo (exposición a radiación o a andrógenos, por ejemplo) o porque la naturaleza juega a los dados, se producen alteraciones en alguna de esas etapas que hacen que estos tres niveles no concuerden. Entonces, donde usualmente se forma un ovario aparece un testículo; donde usualmente se forman testículos aparecen pliegues que parecen labios vaginales, o donde usualmente se forma una vagina hay algo más parecido a un micropene.

En ocasiones, por ausencia de signos externos o de exámenes como el cariotipo (con el que se determina la configuración cromosómica de una persona) esta condición no es detectada hasta la pubertad o la adultez. David Sánchez Morales, por ejemplo, descubrió su intersexualidad a los 23, hace cuatro años, cuando un endocrinólogo de Cartagena le dijo que tenía ovarios y trompas de Falopio tras someterlo a varios exámenes, porque le llamó la atención el tamaño reducido de su pene. El diagnóstico fue una sorpresa, pero también un alivio para él, quien desde muy joven se había sentido “una señorita”.

“Nunca me dijeron que tenía una condición biológica diferente, aunque siempre me vi más delicado y afeminado que mis hermanos. Crecí siendo el marica, el blandito o el tuerca floja, como me decían mis compañeros –recuerda–. A los 11 años mi abuela me llevó al médico, supuestamente porque yo no estaba creciendo como debería. Entonces me recetaron Testovirón, un esteroide derivado de la testosterona al que le debo 120 quistes benignos en los testículos y dos aneurismas. Ahora sé que querían masculinizarme, pero resulta que allá arriba hay alguien que sabe como hace sus cosas, y pudo más la naturaleza”.

Hoy David, que se identifica también como Linda Sofía, presume de producir sus propios estrógenos que –asegura– le dan su voz suave, su cabello brillante, sus caderas evidentemente femeninas y un cutis suave, aunque con una sombra de vello facial, que depila a diario. “Es otra consecuencia del Testovirón, porque de hombre solo me queda ese pedacito que cumple su función de orinar y, claro –dice sonriendo–, la caballerosidad”.

‘Intervenidos’ y marcados

La OMS calcula que 1 de cada 2.000 personas en el mundo nace intersexual, una incidencia mayor, por ejemplo, que la del albinismo, del que curiosamente se sabe mucho más. Pero no hay censos ni estadísticas fiables sobre este colectivo, básicamente porque solo unos cuantos países como India, Nepal y Australia permiten la opción de registrar a alguien por fuera de las categorías masculina y femenina.

Denominar a estas personas tampoco ha sido fácil. Durante siglos la ciencia las llamó hermafroditas, pero para algunos la palabra era confusa e inexacta. En el 2006, en el marco de una conferencia de endocrinología pediátrica realizada en Chicago, los expertos llegaron a la conclusión de que el término más adecuado era Desórdenes del Desarrollo Sexual (DSD, por sus iniciales en inglés). Pero esta sigla tampoco ha gustado a los expertos en temas de género ni a muchas personas intersexuales, que prefieren hablar de ‘diversidad de cuerpos’.

También polémicos han sido los tratamientos. En los 80, en medio del auge de los avances quirúrgicos, la tendencia era operar cuanto antes, bajo la creencia de que si una persona crecía con un sexo ‘indefinido’ podría tener consecuencias negativas para el desarrollo de su personalidad. Entonces, se practicaba una suerte de ‘remodelación’ genital, en la que imperaba un criterio básicamente métrico.

En su libro Lessons from the Intersexed (1998), la psicóloga de la U. de Nueva York Suzanne Kessler, una de las mayores estudiosas de la intersexualidad, cuenta que, bajo este paradigma, un clítoris mayor de un centímetro y un pene menor de dos y medio eran médicamente inaceptables y, por tanto, debían ser ‘normalizados’. La cirugía solía complementarse con una descarga de hormonas antes de la pubertad, para evitar que las gónadas entraran en funcionamiento y dirigieran el desarrollo físico hacia el sexo contrario al ‘asignado’.

“Si los genitales se parecían más a los de una niña, se hacía una vagina. Se esperaba que con su órgano sexual femenino y una crianza como tal, terminaría convencida de que era una niña –explica Gabriel Barbosa, ginecoobstetra y especialista en ginecología pediátrica y adolescente, quien ha atendido una veintena de casos de intersexualidad–. Pero cuando esas personas crecieron, y a la luz de nuevos estudios, se comprobó que, en algunos casos, la genética y el entorno pesaban más, y que esa niña podía sentirse niño toda su vida, al margen de la apariencia de sus genitales”. Hoy, la recomendación es retrasar los tratamientos quirúrgicos hasta la adolescencia o la adultez, para que la persona decida, de acuerdo con lo que le dicten su cuerpo y su mente, si quiere pasar por el quirófano para intervenir su sexo.

En Colombia existe incluso una sentencia de la Corte Constitucional del 2002 que prohíbe someter a procedimientos de reasignación de sexo a los bebés que nacen con genitales ambiguos después de que cumplen cinco años. A partir de esa edad, tiene que mediar su consentimiento, salvo excepciones, como cuando hay riesgo para la vida. Una malformación genital que comprometa el sistema urinario, por ejemplo, amerita intervención.

¿Parte del colectivo LGBT?

Hoy, gracias a los avances en campos como la genética, la medicina y la psicología, la intersexualidad ha dejado de verse como una atracción de circo. Pero si su reconocimiento biológico ha tomado siglos, la batalla por el reconocimiento social y legal apenas comienza, aunque en la última década varios países han dado zancadas importantes. El último ha sido Alemania, que permitirá a partir del primero de noviembre que los padres de bebés intersexuales puedan dejar en blanco la casilla del sexo del recién nacido para que este decida, cuando sea mayor, si se inscribe en el sistema binario u opta por la categoría de ‘indefinido’. Es decir, un tercer sexo.

Colombia, pese a tener una de las jurisprudencias más amplias sobre derechos de la población intersexual (hay al menos siete sentencias de la Corte Constitucional en este sentido), ha sido más bien tímida en cuanto al reconocimiento de este colectivo. En el 2010, el Ministerio del Interior añadió al final de la sigla LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgeneristas), la letra ‘I’, que representa a las personas intersexuales. Sin embargo, esta inclusión no tiene ningún efecto legal –ya que las autoridades exigen inscribir al recién nacido en alguno de los dos sexos reconocidos– y ha sido interpretada como signo de corrección política. Punto.

Otros expertos van más allá, y aseguran que esta medida, en principio bienintencionada, ha contribuido a que muchos intersexuales prefieran seguir siendo anónimos. “Una de las razones por las que no salen a la luz es justamente porque no se sienten parte del colectivo LGBTI –afirma la investigadora de la Escuela de Estudios de Género de la Universidad Nacional Nancy Prada Prada–. Muchos prefieren que su condición sea reconocida como una diversidad de cuerpos, que no tiene nada que ver con la orientación sexual; de hecho, en algunos países tienden a identificarse más con los colectivos de personas con discapacidad, entendida también como una diversidad en la corporalidad”.

“¿Son los intersexuales parte de la diversidad sexual? Sin duda es un debate que hay que abrir”, reconoce el director de Diversidad Sexual de la Secretaría Distrital de Planeación de Bogotá, Juan Carlos Prieto. Esta oficina realizó hace poco el primer estudio sobre las necesidades de este colectivo, cuyas conclusiones se publicarán próximamente, para empezar a diseñar un plan de acción que los incluya. Al respecto, Leidy Tatiana es tajante: “Nuestra condición no tiene que ver con orientaciones ni con indumentarias, sino con un cuerpo que es distinto, y mientras esa diferencia no sea aceptada, seguiremos estigmatizados”. Ella, hoy con 36 años, hace mucho que se aceptó y por eso nunca pasó por el quirófano. Siente que nada le sobra.

Del niño que iba al colegio en Garagoa apenas quedan un par de fotos viejas. Leidy Tatiana se graduó de psicología, se casó, montó una organización que acompaña a quienes comparten su condición de intersexual (ver recuadro) y, contra todo pronóstico, fue madre a los 23 años: “Los médicos me advirtieron sobre los peligros, porque tengo la matriz inclinada, pero corrí el riesgo”. Fue niño y nació con sus genes perfectamente sincronizados, después de 9 meses y 18 días de embarazo. “Tuve un parto por cesárea feliz, sin complicaciones –recuerda–, salvo por el revuelo que causó en el hospital el hecho de que una mujer con pene hubiera dado a luz ”.

‘En la cédula soy un hombre’

Leidy T. Márquez cree difícil que se reconozca tercer sexo

“Me criaron como niño, o mejor, con indumentaria de niño, pero nunca jugué al trompo ni al fútbol. Para la gente de la calle siempre fui una niña a la que vestían con pantalón. En el colegio, a la hora de ir al baño, notaba que los genitales de mis compañeritos eran más grandes que el mío y me preguntaba por qué. A los 13, cuando me llegó la primera menstruación y después de que los exámenes confirmaron mi intersexualidad, decidí que no quería vivir toda la vida ocultando mi condición de mujer. Entonces, empecé a dejarme el cabello largo, a maquillarme y a ponerme vestidos… Me gustaba esa nueva persona que iba naciendo y no tuve ningún tipo de complejo ni trauma. Mi cédula es curiosa: aunque la Registraduría me permitió hacer el cambio de nombre, de Nelson Alexis a Leidy Tatiana, sigo apareciendo como de sexo masculino. Esta situación me ha traído algunos inconvenientes a la hora de hacer ciertos trámites, pero, aún así, me siento bien como estoy. Soy mujer y madre feliz. No tengo por qué quitarme lo que me sobra, es decir mi pene, porque pienso que no me sobra, aunque no funcione. Tampoco quiero encasillarme en un género solo porque la sociedad lo impone. Pero sé que pueden pasar 40 años en Colombia hasta que llegue el día en que un tercer sexo sea reconocido. Y no será una lucha fácil”.

‘Nací intersexual y así me quedo’

David Sánchez (Linda Sofía) dice no a la reasignación de sexo

“Mi nombre jurídico es David Sánchez Morales, pero mi nombre artístico y social es Linda Sofía; con los dos me siento cómoda. Mi papá, que es egipcio y polígamo, tuvo 22 hijas. Siempre quiso un niño y buscando el varón nací yo. Sin embargo, no crecí como tal. Mi intersexualidad es cromosómica, por eso tengo rasgos femeninos sin necesidad de ‘hormonarme’ o hacer un tránsito como las ‘trans’. A los 12 años empecé a tener una cintura marcada, caderas anchas, la cola parada… Al poco tiempo, en el colegio militar ya no me decían cadete Sánchez sino señorita Sánchez. A los 16 empecé a explorar el sexo y descubrí que las mujeres me repelían. Fue entonces cuando conocí a un subteniente con el que me fui a vivir. Le confesé que quería vestirme de mujer y él me dijo: ‘Tienes todo el derecho y te vas a ver bonita’. Así lo hice. Él me acompañó durante todo el proceso de asumir mi feminidad. Al principio es difícil, pero luego te sientes cómoda en el lugar al que perteneces. Ahora estoy sin pareja, porque me toca dar muchas explicaciones: que por qué mi pene no erecta, por qué mis hormonas y mi estado de ánimo se alteran cada mes… Y no quiero que me vean como un fenómeno. Aún así, decidí que no optaré por la reasignación de sexo, porque soy católica y creyente. Si Dios dijo: ‘Ese cuerpo será así’, así le daré de comer a los gusanos”.

ALEJANDRO BAENA
Redacción Domingo

Riesgos y cuidados nutricionales de las mujeres en estado de embarazo (Programa de radio)

Riesgos y cuidados nutricionales de las mujeres en estado de embarazo
Publicado el 8 julio, 2013

DALE CLICK A LA IMAGEN PARA OIR EL PROGRAMA COMPLETO.

Ori el programa

Oir el programa

Bienvenidos a “Las Cosas que pasan”, hoy hablaremos de los riesgos y los cuidados que deben tener las mujeres que se encuentran en etapa de gestación, primero miraremos como  en las últimas semanas diferentes medios de comunicación han informado sobre los distintos problemas de salud que padecen las mujeres embarazadas en Colombia que cada vez son más recurrentes y que están poniendo en riesgo la vida tanto de la mamá como del bebé, luego hablaremos del problema de salud pública de las mujeres embarazadas en la adolescencia y para terminar hablaremos del artículo de la nutricionista Gilma Olaya.
Nutrición en mujeres embarazadas: implicaciones en el niño y en el adulto. A propósito de un artículo de investigación realizado por el grupo de investigación “Alimentos, salud y nutrición” del Departamento de Nutrición y Bioquímica de la Facultad de Ciencias Básicas en Las Cosas Que Pasan abordaremos todos los cuidados que debe tener una madre desde el momento del embarazo hasta los primeros meses del bebé. Consejos para hacer de este período, un momento perfecto en salud y buenos hábitos.
En Colombia, una de cada dos mujeres embarazadas padece anemia
Esa cifra representa el 44,7% de las gestantes del país.
De acuerdo con cifras otorgadas por la OMS, el 20% de las muertes de maternas en el mundo se debe a la anemia, un problema de salud pública en Colombia. Alta mortalidad en el parto, bebés prematuros con menor capacidad de aprendizaje y por ende menor desarrollo social-económico son algunas de las consecuencias detectadas por el grupo de investigación en Alimentación y Nutrición Humana de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia, que desde hace 10 años investiga el tema. Beatriz Elena Parra Sosa y Luz Mariela Manjarrés Correa, Nutricionistas e investigadoras, detectaron que la anemia continúa siendo una de las deficiencias nutricionales más prevalentes en el mundo.
Las investigadoras manifestaron que esta situación es preocupante debido a las graves consecuencias en la salud, muchas veces irreversibles, tanto para la madre como para el feto y explicaron que el origen más común de la anemia es la deficiencia de hierro. Sin embargo,  la carencia de ácido fólico es otra de sus causas importantes. Suplemento para prevenir la anemia en gestantes Después de varias investigaciones sobre el tema, el grupo de investigación detectó que la mayoría de las madres gestantes no ingería cantidades adecuadas de hierro y ácido fólico de fuentes alimentarias y algunas de ellas presentaban intolerancia al suplemento de hierro.
Teniendo en cuenta los resultados anteriores, se diseñó un suplemento que aportara la cantidad de nutrientes recomendados por la Organización Mundial de la Salud para prevenir la anemia (60 mg de hierro elemental, 400 µg de ácido fólico y 70 mg de vitamina C).
Luego,  se llevó a cabo un segundo estudio cuasi- experimental en el cual se suministró dicho suplemento y se brindó educación nutricional sencilla y práctica; los resultados permitieron concluir que el 95% de las madres toleró el producto, incrementó el consumo de hierro y ácido fólico en la dieta y mejoró los conocimientos sobre las funciones, alimentos fuentes y prácticas de preparación, para mantener una buena biodisponibilidad de estos micronutrientes.
Tomado de:  http://www.elespectador.com/articulo125909-colombia-una-decada-dos-mujeres-embarazadas-padece-anemia
Siete mujeres embarazadas mueren a la semana en Colombia, según INS
El Instituto Nacional de Salud reportó que en el primer semestre de este año han fallecido cerca de 190 mujeres en estado de gestación. Según la entidad las muertes habrían sido prevenibles.
Sucre, La Guajira, Huila, Amazonas y Norte de Santander son las regiones donde existe un aumento de mortalidad materna.
Antioquia y Valle del cauca disminuyeron notoriamente estas cifras. departamentos como Chocó la situación es preocupante. En lo corrido de 2013 han fallecido  77 mujeres gestantes, igual cantidad que el año pasado, siendo la región que más tasa de mortalidad tiene. Obstetricia y Ginecología, aseguró que el aumento de mortalidad materna se debe en la mayoría de casos a las barreras de acceso a los servicios médicos. prevenibles. Hay fallas en la seguridad, no se atiende bien, pero es por la falta de personal médico en los sitios de atención”, indicó el experto. pobreza y de infraestructura de clínicas y hospitales lleva a incrementar los índices de muerte mientras que en Tolima, Bogotá, Magdalena Risaralda, Jimmy Castañeda, ginecólogo miembro de la Federación Colombiana de Dijo que la insuficiencia de ginecólogos, además de la en mujeres gestantes.
Tomado de: http://www.rcnradio.com/noticias/siete-mujeres-embarazadas-mueren-lasemana-en-colombia-segun-ins-75373#ixzz2YKtEh7hg
Archivo en PDF con cifras.
http://www.equidadmujer.gov.co/OAG/Documents/Salud-Estado-Embarazomaternidad-Adolecentes.pdf
SITUACIÓN ACTUAL DEL EMBARAZO ADOLESCENTE EN COLOMBIA
● Hoy en día el 19.5% de las adolescentes están o han estado embarazadas. De ese total el 64% eran embarazos no planeados. La mitad querían tener su hijo más adelante, pero la otra mitad no lo deseaban totalmente..
● Si bien en Colombia la tasa de fecundidad general ha disminuido, pasando de 91 nacimientos por mil mujeres a 74, la fecundidad específica para mujeres de 15 a 19 años presentó un incremento cercano al 30% entre 1990 y 2005: del 70 por mil a 90 por mil, aunque en el año 2010 disminuyó a 84 nacimientos por mil (Encuesta Naciola de Demografía y Salud, ENDS, 2010).
● En cuanto a la edad de inicio de las relaciones sexuales, el 13% de las menores de 20 años tiene su primera relación sexual antes de cumplir los 15 años de edad; y ésta ocurre más temprano en las mujeres sin educación (15,8 años) y en aquellas que viven en áreas rurales (17,5 años), que en aquellas que tienen educación superior (18,9 años) o viven en zonas urbanas (18,5 años) (Encuesta Naciola de Demografía y Salud, ENDS, 2010).
● Para el año 2010 una de cada cinco mujeres de 15 a 19 años ha estado alguna vez embarazada; 16% ya son madres y 4% está esperando su primer hijo (ENDS 2010). Porcentaje de mujeres entre 15-19 años que han sido madres o están embarazadas. 1990-2010.
Fuente: Profamilia. Encuesta Nacional de Demografía y Salud 1990, 1995, 2000,2005 y 2010.
Porcentaje de embarazo adolescente por nivel de escolaridad 2005-2010Fuente: ENDS 2005 y 2010
Dentro de los embarazos en la adolescencia, son de especial interés los embarazos no planeados, es decir, aquellos en los que no se tenía la intención de quedar en embarazo o se preferiría hacerlo en otras condiciones o en un tiempo posterior Es esta la principal clase de embarazo reportado por las madres adolescentes.
● En municipios como Facatativá, Ipiales y Sabaneta, y departamentos como Atlántico y Vaupés más del 50% de los estudiantes que alguna vez han abandonado el sistema educativo, respondieron que el motivo fue que iban a ser padres Porcentaje de estudiantes que se desvincularon del sistema educativo por desear ser padres/madres.
Fuente: MEN, 2011.
Tomado de:
http://periodico.sena.edu.co/descargables/SITUACIÓN%20ACTUAL%20DEL%20EMBARAZO%20ADOLESCENTE%20EN%20COLOMBIA.pdf
Dra. Gilma Aurora Olaya Vega
Nutricionista Dietista egresada de la Pontificia Universidad Javeriana.  Con Maestría en Nutrición Humana del London School of Hygiene & Tropical Medicine de Londres.
Dr. Gabriel Barbosa
Profesor instructor del área de ginecología y obstetricia del hospital San Ignacio, se especializa en ginecología infantil y de adolecentes.
Zulma Arias
Nutricionista de la Dirección de nutrición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

El Síndrome de Rokitansky y la discriminación femenina

Una periodista chilena creó el grupo Ninfas de Rokitansky para ayudar a las mujeres que sufren ese síndrome, que consiste en la ausencia parcial o total de útero y vagina, por lo cual 1 de cada 5.000 mujeres no puede embarazarse.

¿Cómo sacar mayor provecho a las dos semanas adicionales que concede la ley de maternidad?

Fuente: Canal RCN

VER EL VIDEO COMPLETO ACÁ

Responde nuestro columnista invitado, el médico gineco-obstetra Gabriel Barbosa.

“Si parte de esas semanas se toman previo al parto es ideal para que la mujer pueda asistir y tener tiempo a los cursos de maternidad, de preparación para la lactancia, para que esos controles prenatales que al final del parto son más seguidos y más frecuentes, tenga tiempo de hacerlos y que los partos no sucedan con improvisación”.

El informe sobre “intersexualidad” de “Séptimo Día” es analizado

Los televidentes se pronunciaron sobre el informe de “Séptimo Día” del 27 de marzo del 2011 donde el prestigio de un profesional de la salud (Dr Efraim Bonilla) fue puesto en entredicho. El defensor del televidente junto con especialistas analiza el caso.

Acá puede ver el video.

Si está de acuerdo por favor no olvide dar click en “Me gusta”, “Compartir” o “Twittear” para compartir el video con el resto de la comunidad médica y la opinión pública.

Pronunciamiento del Grupo Interinstitucional de Trastornos de Desarrollo Genital

A la opinión pública:

El pasado domingo 27 de Marzo, el programa Séptimo Día del canal Caracol, presentó en su programa semanal un episodio que titularon “Sandra o Alexander, entre la confusión y el error”. El tema se refería a un paciente con un trastorno del desarrollo genital, el cual ha generado dentro del gremio médico y más aún en aquellos en quienes lo trabajamos directamente, una mezcla de indignación, tristeza y preocupación por la forma en que se trató algo tan complejo como delicado, en un programa cuyo único fin no era el planteamiento de base de un problema, sino el de un periodismo amarillista, dirigido a culpar a un médico, acorralado en un interrogatorio que ya le declaraba culpable de un tema que él vagamente recordaba y que la periodista trataba de revivir dentro de la evolución en tiempo y desenlace final de un adulto afectado por un manejo que ha desembocado en crisis por su identidad sexual no resuelta.

Los trastornos de identidad de género, los de desórdenes de la diferenciación sexual , y la antes llamada ambigüedad genital, son uno de los problemas más complejos desde el punto de vista ético, biológico, hormonal y quirúrgico en Medicina, donde el haber realizado este programa sin la intención de ofrecer el conocimiento de lo que realmente sucede, solamente incrementó la rabia que él paciente siente contra la vida misma reflejada en quienes engendraron su vida y en quién intentó ayudarle en su infancia, que actuaron con el principio de no lesionarlo ante un evento de la magnitud que representa una alteración de la diferenciación genital, la conducta tomada y asumida en unos padres golpeados por el azar y sin la orientación para criar y educar a su hijo sin las herramientas apropiadas para hacerlo, donde la culpa era su pecado de vida.

Más grave aún, un planteamiento de esta índole y en la forma en que fue hecho, genera ansiedad, preocupación, angustia y sentimientos de culpa en los padres de estos niños que nacen todos los meses en nuestro país y en muchos de quienes son adultos, cuestionándose la afectividad del manejo de las personas que han trabajado en la búsqueda de orientar y tratar de la manera más directa a cada uno de ellos, para que puedan tener una calidad de vida digna como la de cualquier ser humano.

El doctor Efraím Bonilla, fue el primer cirujano pediatra de este país, creó el primer programa de cirugía pediátrica de Colombia y ha sido profesor de profesores y tal vez, dentro de su práctica y creada en la necesidad, fue el promotor de la creación del primer grupo multidisciplinario para el estudio y manejo de los trastornos de diferenciación sexual en Colombia, grupo al cual han pertenecido eminentes profesionales de las áreas afines. Cuantos pacientes dentro de este grupo no darán crédito del beneficio que representó para ellos el haber sido manejado de una manera no solo médica sino racional y efectiva? Un solo paciente en desacuerdo no puede ser y por lejos la representación del papel del profesor Bonilla dentro de este complejo tema, el de los trastornos del desarrollo genital, es donde su ayuda brindada a pacientes hoy adultos beneficiados de su admirable destreza quirúrgica pueden dar fe de su conocimiento en el tema.

El planteamiento del programa sobre el manejo actual de una patología específica confrontándola con un manejo médico de hace 40 años, con una historia, cuyo registro desaparecido, entre muchas que en su esfuerzo él ni siquiera recordaba es un exabrupto, porque la medicina está representada en el llamado Estado de Arte que significa que la práctica de hoy está basada en la experiencia del ayer, incluidos errores y logros.

Por otra parte presentar como se presentó una nota médica sin la debida investigación, sin criterios basados en la información de esta patología, nota generada en una vivencia de un paciente que cuestionó un criterio médico tomado años atrás, sin revisarse el problema de base, sin el comentario de pares académicos que avalaran, para el tiempo en que se efectuó el procedimiento, la conveniencia o inconveniencia de este, lleva al ejercicio de este tipo de periodismo a convertirlo en superfluos y poco creíbles. La no existencia de la historia clínica de este paciente no conduce a hechos concretos, solo a elucubraciones y sospechas de las cuales se valieron los periodistas para tratar de enlodar el buen nombre del Doctor Efraím Bonilla.

Nosotros médicos que vemos en nuestro diario transcurrir niños con estos problemas, estamos convencidos, que en el buen nombre de la decencia y las buenas maneras que debería caracterizar al grupo de periodistas de Séptimo Día, asuman de corazón, una reflexión sobre el daño que se le pudo ocasionar a nuestro profesor con este programa y que la prudencia y no la audiencia posible, genere una mayor investigación y una actitud que realmente lleve a la solución de problemas y más aún en casos en que la Medicina pueda estar involucrada, porque el daño que se ha hecho es inmenso, como ha sido el haber manipulado el acto médico para convertirlo en un show de rating afectando las partes tanto al médico y paciente y a sus padres.

Mauricio Llano García MD

Ex presidente y miembro fundador, Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos de Desarrollo Genital, Bogotá.

Mauricio Coll Barrios MD

Ex presidente y miembro fundador, Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica

Grupo de Desarrollo Genital Hospital La Misericordia.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Jaime Perez Niño MD

Urólogo Pediatra

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá

German Casas MD

Psiquiatra Infantil

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá

Johana Acosta MD

Genetista

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá

Gabriel Barbosa MD

Ginecólogo Pediatra

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá

Adriana Lema Izquierdo

Presidente electo, Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Juan Javier Lammoglia Hoyos MD

Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Camila Cespedes MD

Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Maria Victoria Urueña MD

Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Carola Jaimes MD

Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Si están de acuerdo, por favor denle click abajo en “Me gusta” para socializarlo en Facebook. Gracias!

Andrea Gonzalez-Villablanca y la importancia de Ninfas de Rokitansky

El próximo 17 de marzo publicará la nueva edición de su prestigiosa revista DIVA Latinoamérica. Y aunque nada de sabe sobre quién será la celebridad que ocupara su portada, la bella periodista nos confirma que habrá profesionales desde Miami, Los Ángeles, México, Colombia, Perú y Chile.

10. Marzo. 2011.- Sus éxitos profesionales siguen y su labor como activista en Ninfas de Rokitansky, cada día se engrandece, gracias al apoyo que le han dado las mismas afectadas, medios de comunicación y médicos especialistas en el tema.

“Un café con aceptación”, fue tu última columna y creó debates en varios medios de comunicación ¿Cómo asimilaste eso?

Como periodista es indispensable crear debate con lo que escribes, dices o haces, pero me refiero a debates de cierta trascendencia. Actualmente mi misión es dar a conocer Ninfas de Rokitansky y el síndrome como tal. Se que lo hemos logrado, pero también sé que falta mucho por hacer.

Lo que sí me gustaría enfatizar es en la situación que vive cada una de las afectadas, existe un sinnúmero de negligencias médicas que se han cometido con ellas, también es indispensable crear un plan integral que cubra absolutamente todas sus carencias y destacar cuáles pueden ser las patologías que derivan del síndrome de MRKH. Eso es lo primero, también no sólo preocuparnos de las niñas y adolescentes que recién se están enterando de que lo tienen, sino dar gran atención a mujeres mayores que se han enterado sólo hace un par de años y que por cubrir otras prioridades, ¡se dieron cuenta que llegó el momento de pensar en ellas mismas!, ¿Qué pasa?…caen en una profunda depresión. Siento que tenemos que hacer mucho por ellas.

Ahora refiriéndome a la columna, te diré que es un tema muy importante esto de la maternidad subrogada y las alternativas que existen respecto a la posibilidad de ser madre en una mujer con MRKH. En la columna lo dije todo, esa es mi postura y lo que trato día a día de transmitir a quienes son parte de la organización. Existe un tema de sensibilidad social respecto a esto, no sólo el rokitansky determina tu situación, sino legislaciones, leyes y posturas éticas. Pero insisto en que una mujer con Roky tiene derecho a construir una familia, con marido e hijos incluidos y no es justo que sólo por que no existan leyes que las respalden, no lo puedan cumplir. Ahora bien, existimos mujeres que no soñamos con eso, pero que sentimos la responsabilidad y necesidad de luchar por los cambios que se deben hacer.

¿Cuál ha sido la principal enseñanza que te ha dejado dedicarte a reconstruir la vida de mujeres con MRKH?

Son muchas las enseñanzas… Aquí hay diferentes formas de cómo afecta el síndrome a cada una de las mujeres. Pero por fortuna nadie ha impuesto leyes de normalidad, por tanto, sentirse anormal por padecer un síndrome como este, no lo comparto. Si pensamos en mujeres con imposibilidad de mantener una vida sexual normal y de procrear, también pensamos en mujeres que no tienen problemas en ambos aspectos y definitivamente no quieren ni piensan en eso. Entonces aquí el tema es ¡la que puede no quiere y la que no puede, quiere!

Insisto, el síndrome de MRKH, no te quita ser femenina, bella, exitosa, profesional y un sinnúmero de cosas más que hacen las mujeres. Es decir, todo esta dentro de ti, de lo que quieres hacer o no hacer, depende exclusivamente de tus deseos. Es una cosa de mentalidad y valor propio, de conocer todas las posibilidades que existen y luchar día a día para concretar lo que buscas.

¿De qué forma se pueden abordar estos temas en sociedades más conservadoras?

Es fundamental que quienes reciban el diagnostico se asesoren de verdaderos profesionales y personas capacitadas sicológicamente para digerir una noticia como esta. No importa el país donde se vive, sino saber con quienes se deben relacionar. Mucha gente ve estos temas como tabú y no los hablan porque curiosamente abren la mente para la vulgaridad y no para enfermedades de carácter sexual que son tan importantes como cualquier otro tipo de patologías.

Es por eso que muchas mujeres afectadas caen en depresiones incurables por el sólo hecho de tener mala suerte con el profesional que les tocó o porque sus parejas las maltrataron sicológicamente cuando ellas se atrevieron a contarlo.

¿Y como se enfrenta una mujer con MRKH al momento de comunicárselo a su pareja?

Repito, es necesario conocer muy bien a la persona con quien decides compartir tu vida. No es llegar y decidirse por el primero que te diga que eres linda, sino que hay que saber elegir y tener la certeza que esa persona entenderá el proceso de adaptación y aceptación que vive una mujer con MRKH.

¿Lo más importante del futuro de Ninfas de Rokitansky?

Que las mismas afectadas se unan, se motiven con esta labor, que corran la voz y hagamos de esta organización un centro de ayuda y respaldo a esos momentos donde no hay respuestas. También es fundamental que se unan más profesionales como el Dr. Gabriel Barbosa que desde nuestros comienzos se ha demostrado comprometido con las pacientes y nos ha orientado en cada paso que se debe seguir posterior al momento del diagnostico. Insisto, esto es una tema que afecta a muchas mujeres y su entorno, aunque no lo parezca, por lo mismo sigo haciendo un llamado a todos los profesionales que nos quieran colaborar para que juntos sigamos reconstruyendo la vida de todas quienes padecen síndrome de MRKH.