Pronunciamiento del Grupo Interinstitucional de Trastornos de Desarrollo Genital

A la opinión pública:

El pasado domingo 27 de Marzo, el programa Séptimo Día del canal Caracol, presentó en su programa semanal un episodio que titularon “Sandra o Alexander, entre la confusión y el error”. El tema se refería a un paciente con un trastorno del desarrollo genital, el cual ha generado dentro del gremio médico y más aún en aquellos en quienes lo trabajamos directamente, una mezcla de indignación, tristeza y preocupación por la forma en que se trató algo tan complejo como delicado, en un programa cuyo único fin no era el planteamiento de base de un problema, sino el de un periodismo amarillista, dirigido a culpar a un médico, acorralado en un interrogatorio que ya le declaraba culpable de un tema que él vagamente recordaba y que la periodista trataba de revivir dentro de la evolución en tiempo y desenlace final de un adulto afectado por un manejo que ha desembocado en crisis por su identidad sexual no resuelta.

Los trastornos de identidad de género, los de desórdenes de la diferenciación sexual , y la antes llamada ambigüedad genital, son uno de los problemas más complejos desde el punto de vista ético, biológico, hormonal y quirúrgico en Medicina, donde el haber realizado este programa sin la intención de ofrecer el conocimiento de lo que realmente sucede, solamente incrementó la rabia que él paciente siente contra la vida misma reflejada en quienes engendraron su vida y en quién intentó ayudarle en su infancia, que actuaron con el principio de no lesionarlo ante un evento de la magnitud que representa una alteración de la diferenciación genital, la conducta tomada y asumida en unos padres golpeados por el azar y sin la orientación para criar y educar a su hijo sin las herramientas apropiadas para hacerlo, donde la culpa era su pecado de vida.

Más grave aún, un planteamiento de esta índole y en la forma en que fue hecho, genera ansiedad, preocupación, angustia y sentimientos de culpa en los padres de estos niños que nacen todos los meses en nuestro país y en muchos de quienes son adultos, cuestionándose la afectividad del manejo de las personas que han trabajado en la búsqueda de orientar y tratar de la manera más directa a cada uno de ellos, para que puedan tener una calidad de vida digna como la de cualquier ser humano.

El doctor Efraím Bonilla, fue el primer cirujano pediatra de este país, creó el primer programa de cirugía pediátrica de Colombia y ha sido profesor de profesores y tal vez, dentro de su práctica y creada en la necesidad, fue el promotor de la creación del primer grupo multidisciplinario para el estudio y manejo de los trastornos de diferenciación sexual en Colombia, grupo al cual han pertenecido eminentes profesionales de las áreas afines. Cuantos pacientes dentro de este grupo no darán crédito del beneficio que representó para ellos el haber sido manejado de una manera no solo médica sino racional y efectiva? Un solo paciente en desacuerdo no puede ser y por lejos la representación del papel del profesor Bonilla dentro de este complejo tema, el de los trastornos del desarrollo genital, es donde su ayuda brindada a pacientes hoy adultos beneficiados de su admirable destreza quirúrgica pueden dar fe de su conocimiento en el tema.

El planteamiento del programa sobre el manejo actual de una patología específica confrontándola con un manejo médico de hace 40 años, con una historia, cuyo registro desaparecido, entre muchas que en su esfuerzo él ni siquiera recordaba es un exabrupto, porque la medicina está representada en el llamado Estado de Arte que significa que la práctica de hoy está basada en la experiencia del ayer, incluidos errores y logros.

Por otra parte presentar como se presentó una nota médica sin la debida investigación, sin criterios basados en la información de esta patología, nota generada en una vivencia de un paciente que cuestionó un criterio médico tomado años atrás, sin revisarse el problema de base, sin el comentario de pares académicos que avalaran, para el tiempo en que se efectuó el procedimiento, la conveniencia o inconveniencia de este, lleva al ejercicio de este tipo de periodismo a convertirlo en superfluos y poco creíbles. La no existencia de la historia clínica de este paciente no conduce a hechos concretos, solo a elucubraciones y sospechas de las cuales se valieron los periodistas para tratar de enlodar el buen nombre del Doctor Efraím Bonilla.

Nosotros médicos que vemos en nuestro diario transcurrir niños con estos problemas, estamos convencidos, que en el buen nombre de la decencia y las buenas maneras que debería caracterizar al grupo de periodistas de Séptimo Día, asuman de corazón, una reflexión sobre el daño que se le pudo ocasionar a nuestro profesor con este programa y que la prudencia y no la audiencia posible, genere una mayor investigación y una actitud que realmente lleve a la solución de problemas y más aún en casos en que la Medicina pueda estar involucrada, porque el daño que se ha hecho es inmenso, como ha sido el haber manipulado el acto médico para convertirlo en un show de rating afectando las partes tanto al médico y paciente y a sus padres.

Mauricio Llano García MD

Ex presidente y miembro fundador, Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos de Desarrollo Genital, Bogotá.

Mauricio Coll Barrios MD

Ex presidente y miembro fundador, Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica

Grupo de Desarrollo Genital Hospital La Misericordia.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Jaime Perez Niño MD

Urólogo Pediatra

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá

German Casas MD

Psiquiatra Infantil

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá

Johana Acosta MD

Genetista

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá

Gabriel Barbosa MD

Ginecólogo Pediatra

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá

Adriana Lema Izquierdo

Presidente electo, Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Juan Javier Lammoglia Hoyos MD

Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Camila Cespedes MD

Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Maria Victoria Urueña MD

Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Carola Jaimes MD

Asociación Colegio Colombiano de Endocrinología Pediátrica.

Grupo Interinstitucional de Trastornos del Desarrollo Genital, Bogotá.

Si están de acuerdo, por favor denle click abajo en “Me gusta” para socializarlo en Facebook. Gracias!

4 pensamientos en “Pronunciamiento del Grupo Interinstitucional de Trastornos de Desarrollo Genital

  1. maria de los angeles

    Estoy de acuerdo con este documento, creo que ese programa de septimo día es totalmente amarillista, no les importa acabar con la honra de ls personas, no hacen ninguna investigación,
    Todos conocemos la calidad de médico , profesional y persona que es el Dr Bonilla

    Responder
  2. Martha Linero

    Un sereno llamado a la reflexión para los periodistas de Séptimo Día. Aunque a estos tres personajes: Susana, Manuel Teodoro y Silvia Corzo parece que la soberbia no les permite la reflexión para no decir que son sus estructuras de pensamiento ¡Felicitaciones!

    Responder
  3. Alexander Jojoa

    Afortunadamente yo ya no miro televisión, y menos colombiana, pero desafortunadamente la mayoría de la población colombiana si lo hace, y digo desafortunadamente por que los medios no hacen gala de la responsabilidad social que les compete al publicar historias tan cargadas de resentimiento y desacierto científico como esta. Espero que ese programa 7 día se rectifique. Sabias palabras de los profesores.

    Responder
  4. Paola Páez

    Felicito y apoyo este pronunciamiento agregando un comentario adicional y es que no es la primera vez que en este programa tratan de manera superficial y poco objetiva temas médicos, debemos estar muy alertas denunciando este tipo de situaciones.
    Una vez hecho el daño, lo mínimo que se espera es un reconocimiento formal del error cometido. Lo que más molesta en este momento es la falta de autocrítica, el no reconocimiento de las falencias tan profundas en lo técnico y lo ético.
    Los médicos que vemos y diagnosticamos estos pacientes sabemos el profundo daño que ha generado el programa, y es nuestra responsabilidad no perder la motivación en darle vuelta a esta historia infame.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *